fbpx
Devocional Nuevo

Génesis 17:18-20  V.20-21 Y en cuanto a Ismael, también te he oído; he aquí que le bendeciré, y le haré fructificar y multiplicar mucho en gran manera; doce príncipes engendrarán, y haré de él una gran nación. Más yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene

 Ismael era el único hijo  de Abraham, significaba la esperanza visible de que la promesa que había recibido se cumpliera. Sin embargo, también era producto de su incredulidad y de la debilidad de su carne.

Aunque Ismael no era el hijo de la promesa Abraham deseaba aferrarse a él y que Dios considerara de alguna manera llevarlo donde lo quería llevar a través de su Ismael.

Hay muchas cosas que consideramos buenas y aunque no son lo que Dios nos ha prometido nos hemos aferrado a ellas y al igual que Abraham pedimos a Dios que sea a través de eso que llegue la bendición. Hemos enfocado nuestra vista en lo que tenemos, en lo que podemos ver, en lo que hemos logrado y aunque sea bueno, es el producto de nuestro esfuerzo y no lo que Dios nos ha prometido, ni lo que Él planeó ni diseñó darnos.

Dios le confirma a Abraham la manera en las que Él quiere hacer las cosas, no sería a través de Ismael que recibiría la bendición prometida, había un plan mayor,  una manera diferente; había un Isaac esperando ser manifestado, él sería el hijo de la promesa y a través de él sería confirmado el pacto. 

Hoy el Padre nos dice,  hay un plan mayor,  algo más grande, más excelente, más glorioso que lo que tenemos ahora, algo más poderoso que el Ismael al cual nos hemos aferrado, pero al igual que Dios le dijo a Abrahán “echa fuera a la esclava con su hijo porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre”. Hoy nos dice suelta ese Ismael al cual te has aferrado, porque no recibirás el Isaac que te he prometido  hasta que hayas soltado tu Ismael.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Como familia vayan delante de la presencia del Padre y pídanle al Espíritu Santo que les traiga a memoria las promesas que han recibido de parte de Él.

¿Han visto la manifestación de dichas promesas en sus vidas o aún continúan esperando?

¿Cuál ha sido la actitud de cada uno de ustedes mientras espera?

2.- Permita que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo le reveló:

¿Alguno de ustedes ha caído en lo que cayó Abraham con su esclava al tratar de ayudar a Dios a agilizar la manifestación de lo que Él les ha prometido?

Si lo ha hecho, ¿Puede identificar el Ismael producto de ese acto de impaciencia e incredulidad, cuál es tu Ismael?

Puedes entender que  aunque el Ismael que hoy tienes en tus manos parece bueno y quizá hasta te hayas conformado con él, Dios tiene algo mejor, Él tiene preparado el Isaac que te prometió.

¿Estás dispuesto a soltar tu Ismael para poder recibir del Padre el Isaac prometido?

3.-Terminen este tiempo haciendo la siguiente oración en familia:

“Padre en el nombre de Jesús  te damos gracias porque cada promesa que nos has dado es en Cristo sí y en Cristo amén. Te pedimos perdón por dudar que nos darás lo que nos has prometido, perdónanos por no saber esperar con paciencia la manifestación de tus promesas, perdónanos por dejarnos llevar por nuestra duda e impaciencia y al igual que Abraham querer ayudarte, buscar las cosas a nuestra manera y no reposar en ti, mientras el tiempo señalado llega.

Perdónanos porque producto de nuestra desobediencia hoy tenemos un Ismael al cual nos hemos aferrado, un Ismael con el cual nos hemos conformado, incluso olvidándonos lo que nos has prometido.

En el nombre de Jesús te pedimos que seamos fortalecidos en la fuerza de tu poder para así entregar, soltar nuestro Ismael, porque, aunque consideremos que es bueno, no es lo que Tú nos has prometido y como lo establece tu palabra no puede heredar el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

Gracias porque así como rendimos nuestros Ismaeles los Isaacs prometidos se manifiestan en el nombre de Jesús Amén”