fbpx
Devocional Nuevo
El propósito de las tormentas

Me alzas al viento, me haces cabalgar en él, y me deshaces en la tormenta Job 30:22 (BTX IV)

¿Si por un momento te preguntaran por qué razón el Padre permite las tormentas en nuestras vidas cuál sería tu respuesta?

De acuerdo con este versículo, Él las permite para deshacernos, pero ¿Qué es lo que debe ser desecho?

Lo primero que debemos entender es que el propósito del Padre es verter en nosotros a Cristo hasta que todo nuestro contenido sea Él, hasta que su naturaleza divina sea la que tome control de todo nuestro ser, hasta que su sustancia absorba completo la nuestra, de manera que cuando Él nos vea todo lo que vea sea Cristo en nosotros.

Entendiendo este propósito podemos estar seguros que todo lo que el Padre  permite en nuestra vida lo permite para quitar y deshacer de nosotros todo lo que no es Cristo, hasta que su naturaleza divina disuelva nuestra vieja naturaleza.

Lo hermoso es que de acuerdo a esta palabra, en medio de la tormenta,  nuestro Padre nos alza al viento, nos introduce en su Espíritu, nos hace cabalgar en Él, mientras todo lo que no es Cristo está siendo removido de nuestras vidas.

Con cada tormenta que experimentamos, nuestro yo, nuestro viejo hombre está siendo deshecho, nuestra naturaleza pecaminosa está siendo absorbida por la naturaleza divina de nuestro Padre celestial.

Cuando tenemos entendimiento del propósito del Padre podemos atravesar cada tormenta y cada padecimiento al igual que lo hizo Jesús por el gozo puesto delante de nosotros.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Como familia preséntense ante Dios y pídale al Espíritu Santo traerles luz en cuanto a su propósito en sus vidas. El Padre desea que todo nuestro contenido sea Cristo, pero para que eso suceda nuestro yo debe ser desecho. Las tormentas tienen el objetivo de deshacer todo lo que no es Cristo en nosotros.

¿Puedes decir que tienes entendimiento del propósito de Dios en tu vida y del por qué Él permite las tormentas?

2.- Permita que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo les reveló.

¿Por cuales tormentas estás pasando en este momento?

¿Qué consideras el Padre está deshaciendo en tu vida al permitir la tormenta que estás atravesando?

¿Conociendo el propósito por el cual estás atravesando dicha tormenta puedes mantener el gozo sabiendo que Cristo está siendo formado en ti?

3.- Termina este tiempo haciendo la siguiente oración en familia:

“Padre te damos gracias porque nos das revelación de tu propósito eterno con cada uno de nosotros. Gracias porque nos has hecho partícipes de tu naturaleza divina, porque nos has dado todo lo necesario para que sea Cristo quien viva y se manifieste a través de todas las áreas de nuestra vida.

En el nombre de Jesús reconocemos que todo lo que permites en nuestras vidas lo permites para que tu propósito se cumpla.

Padre en este día como familia nos presentamos delante de ti, exponemos ante tu presencia todo lo que no es Cristo, todo nuestro yo, todo lo que aún mantenemos vivo de nuestra vieja naturaleza, te damos permiso para que sea deshecho por tu poder. Te damos gracias porque conforme a lo que dice tu palabra Tú nos introduces en el viento de tu Espíritu, nos haces cabalgar en él, mientras atravesamos por las tormentas, que solo tienen el propósito de deshacer todo lo que no es Cristo en nosotros.

Gracias te damos en el nombre de Jesús, Amén”