fbpx
Devocional Nuevo

Proverbios 19:8 (DHH)  El que aprende y pone en práctica lo aprendido, se estima a sí mismo y prospera.

Todos anhelamos que Dios nos enseñe cosas nuevas, que nos revele sus misterios y que nos dé a conocer sus tesoros. Sin embargo, Él no nos enseñará nada nuevo hasta que hayamos puesto en práctica lo que ya nos enseñó.

Nuestro Padre celestial no está interesado en solo satisfacer nuestra curiosidad o ampliar nuestro conocimiento.  Él nos enseña algo y espera que actuemos con base en lo que hemos aprendido.

Una vez que  pongamos en práctica lo que Él nos ha enseñado, estaremos listos para que nos enseñe algo nuevo.

El verdadero aprendizaje se consolida cuando somos capaces de obrar conforme a lo que se nos ha enseñado, por ejemplo no podemos decir que aprendimos a hacer lasagna sólo porque sabemos una receta, aprendemos realmente hasta que la preparamos.

No es suficiente conocer o saber lo que Dios dice, solo hasta que ponemos en práctica lo que sabemos es que realmente podemos decir que hemos aprendido lo que nuestro Padre dice en su Palabra.

Podemos saber muchas cosas, pero si no las ponemos por obra no hemos aprendido nada.

El Padre quiere que seamos hacedores de Su Palabra, y eso significa que cada vez que pongamos por obra lo aprendido nos posicionamos para que Él nos siga enseñando.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.-¿Como familia preséntense delante del Señor y pídanle al Espíritu Santo que les revele cuántas cosas Él ha querido enseñarles, revelarles, cosas de las cuales solo han recibido información, conocimiento, pero que al no poner por obra realmente no han aprendido?

2.-Permita que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo le mostró:

  • ¿Te ha enseñado algo nuevo el Padre inmediatamente después de haber aplicado lo último que te enseñó?
  • ¿Hay algo que Dios te haya enseñado que aún no has puesto en práctica? Si es así, ¿Qué estás dispuesto a hacer para empezar a poner por obra lo que te enseñó de manera que Él pueda seguir enseñándote?

3.-Terminen este tiempo tomándose de las manos y haciendo la siguiente oración juntos.

«Padre en el nombre de Jesús te damos gracias por tu palabra, te damos gracias por revelarte a nosotros por enseñarnos de tu amor, de tu bondad y de tu misericordia. Te damos gracias porque todo lo que nos permites pasar es una enseñanza de tu amor y de tu cuidado por nosotros.

Padre te pedimos perdón porque reconocemos que hay muchas cosas que Tú nos has enseñado, nos has hablado, nos has revelado y no hemos puesto por obra. Perdónanos porque al no hacerlo te hemos desobedecido.

En el nombre de Jesús te pedimos que tu Espíritu Santo nos fortalezca para obrar con base en lo que nos ha sido revelado, que en el poder de tu fuerza podamos ser hacedores de tu Palabra, entendiendo que no basta con conocer, con saber, que el conocimiento sin obras es muerto y que el vivir lo que nos enseñas nos posiciona para que continúes derramando sobre nuestras vidas mayores niveles de luz y revelación en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

En el nombre de Jesús hemos orado, Amén”