fbpx
Devocional Nuevo

Deuteronomio 7:9 “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones”

La Palabra de Dios nos enseña que uno de los atributos más gloriosos de nuestro Padre celestial es su fidelidad. Él es fiel a sus promesas, y al pacto que hizo con el hombre.

Tú y yo fuimos creados a su imagen y semejanza, por lo que El espera que nosotros también seamos fieles a la tarea que nos ha encomendado.

La fidelidad es una virtud que implica estabilidad, firmeza, certeza, permanencia y responsabilidad, pero más allá que esto, la fidelidad es el canal que nuestro Padre celestial utiliza para recompensarnos.

Una persona fiel se caracteriza por ser constante, perseverante, que cuida y administra en excelencia lo que se le confía, que cumple sus compromisos, que es obediente al cumplir la tarea que le ha sido encomendada.

El Padre nos retribuye con base a nuestra fidelidad, nuestra recompensa es directamente proporcional a nuestro nivel de fidelidad con todo lo que Él nos ha confiado.

Mateo 25:21 “Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Padre tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Como familia tomen un tiempo y oren pidiendo al Espíritu Santo les revele si han sido fieles con lo que el Padre les ha encomendado.

¿Han permanecido firme haciendo lo que Él les mandó a hacer?

¿Han dado lo mejor de ustedes en la tarea que Él les ha encomendado?

¿Puede el Señor llamarlos buenos siervos y fieles?

2.- Permita que cada persona de la familia comparta lo que el Espíritu Santo le mostró:

Pida que cada uno identifique una tarea que el Padre le ha enviado a hacer: Quizá orar en familia diariamente, quizá hablarle a un vecino o un amigo de Él, quizá bendecir con una siembra de amor a alguien, etc. ¿Has sido fiel a Dios cumpliendo esa pequeña tarea?

Hay muchas cosas que no recibimos porque no hemos sido fiel a las asignaciones que el Señor nos ha dado y esa falta de fidelidad cierra puertas.

Como familia pidan al Señor les revele que bendiciones no se han manifestado en sus vidas por su falta de fidelidad y determinen empezar a ser fieles haciendo un compromiso delante de Dios  y de los miembros de la familia.

3.- Termine este tiempo tomándose de las manos y haciendo la siguiente declaración:

“Padre en el nombre de Jesús hoy como familia te damos gracias por tu fidelidad hacia cada uno de nosotros. Gracias porque nunca nos has dejado, ni nos has desamparado, has cumplido tus promesas, has permanecido siendo nuestro amparo, nuestra provisión y protección.

En el nombre de Jesús te damos gracias por creer en cada uno de nosotros por encomendarnos una tarea, una asignación y por darnos todo lo necesario para cumplirla. Te pedimos perdón por todas las veces que no hemos sido fiel a lo que nos has encomendado. Declaramos que la sangre de Jesús nos limpia y que fortalecidos en el poder de tu Espíritu Santo nos levantamos para con diligencia, amor, pasión y compromiso cumplir la tarea que nos has encomendado. Gracias porque sabemos que nuestra fidelidad será recompensada grandemente. Gracias porque en la medida que seamos fieles en lo poco con lo mucho y abundante tu nos premiaras.

En el nombre de Jesús te damos gracias, Amen”