fbpx
Devocional Nuevo

Efesios 4:32 “Antes sed benignos (amables) unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo

La palabra benignos significa amable.

 “Amabilidad” puede parecer un término genérico para definir y más aún para poner en práctica. Así es que separemos la amabilidad en varios ingredientes esenciales para que podamos recibir la revelación de cómo vivirla y demostrarla.

Cuando obramos con amabilidad tenemos cuidado de cómo tratamos a los demás y jamás seremos demasiado severos con ellos. Quien es amable es sensible, tierno y dulce para decir la verdad con amor.

Ser amable significa tomar la decisión de cubrir la necesidad de otro al momento. La amabilidad sirve olvidándose muchas veces de los derechos propios. La amabilidad se demuestra a través del servicio.

La amabilidad nos inspira a estar dispuestos en lugar de ser obstinados, reacios y tercos. La buena disposición nos lleva a buscar razones para llegar a un acuerdo en vez de quejarnos y excusarnos.

La amabilidad piensa de antemano y luego da el primer paso. No se sienta a esperar que la impulsen, se obliga a actuar. La persona amable no necesita que el otro haga las cosas bien para demostrar amor, sencillamente ve la necesidad y da el primer paso.

Jesús describió de manera creativa la amabilidad en la parábola del buen samaritano. En esta parábola un acto de amabilidad unió dos pueblos que eran enemigos los judíos y los Samaritanos, con dulzura por medio del servicio, con buena disposición y tomando la iniciativa este buen Samaritano demostró cómo el amor nos lleva a ser amables aun  con  aquellos que nos consideran sus enemigos.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.-Como familia preséntense delante del Señor y pídanle al Espíritu Santo les revele si han sido benignos, es decir, amables los unos con los otros. ¿Has considerado como el ser amable manifiesta la imagen de Cristo en cada uno de nosotros? ¿Te has esforzado por ser amable no solo con aquellos a quienes amas, sino con cualquier persona que encuentras en la calle? ¿Es la amabilidad para ti un estilo de vida?

 

2.-Permite que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo le reveló.

Sabiendo que la amabilidad manifiesta el amor de Cristo en nosotros ¿Qué cosas debes hacer para que las personas que te rodean puedan percibir ese amor a través de tu amabilidad?

¿A quién debes tratar con mayor dulzura? ¿Qué acciones de servicio debes empezar a hacer para demostrar amabilidad con los que son parte de tu casa?, ¿Qué actitudes debes cambiar para mostrar una mejor disposición a ayudar a los demás? ¿En qué cosas específicas necesitas tomar la iniciativa, qué cosas debes hacer antes que te manden o servir antes que te pidan etc.?

 

3.-Terminen este tiempo haciendo la siguiente oración.

“Padre como familia nos presentamos delante de ti dándote gracias porque tú has sido benigno con cada uno de nosotros. Has sido tan amable que no podemos dudar de tu amor incondicional.

Hoy reconocemos que hemos fallado a ser instrumentos que manifiestan tu amor a través de la amabilidad, muchas veces hemos tratado a nuestros hermanos con dureza y crueldad, no hemos visto la necesidad del otro, ni hemos aprovechado las oportunidades que nos has dado para servirlos, hemos sido obstinados en lugar de mostrar una buena disposición, hemos esperado que el otro de el primer paso y con base en eso hemos respondido.

Padre te pedimos perdón, declaramos que la sangre de Jesús nos limpia de toda maldad.

Te pedimos que fortalecidos en el poder del Espíritu Santo podamos caminar siendo amables unos con otros, sabiendo que al ser benignos manifestamos la imagen del Cristo que vive dentro de nosotros, Padre que la dulzura, el servicio, la buena disposición y la iniciativa que caracterizó a Jesús sea manifestado también a través de nuestra vida, pues sabemos que el mismo Espíritu que habitó en Él habita en nosotros.

Gracias Padre por escucharnos y respondernos en el nombre de Jesús Amén”