fbpx
Devocional Nuevo

Efesios 5:15-16 Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

El Espíritu Santo a través del apóstol Pablo nos exhorta a ser diligentes con el uso de nuestro tiempo. Si aprovechamos bien el tiempo tenemos la potestad de cambiar el día malo en bueno.

Como hijos de Dios estamos llamados a reconocer la época o estación en la que estamos viviendo, así como el tiempo específico de algo que el Padre quiere manifestar en nuestras vidas.

El tiempo es una sección de la eternidad que marca el momento preciso para que lo que está en lo espiritual sea manifestada en lo natural.

Reconocer los tiempos de Dios para nuestras vidas es una cuestión de sabiduría y revelación, respetar sus tiempos es parte del temor de Dios.

Dios nos da instrucciones para tiempos determinados,  Cuando no obedecemos las instrucciones de Dios en el momento que nos son dadas, podemos perder la única oportunidad que Dios nos esté dando. Si no aprovechamos nuestro turno desaprovechamos nuestra oportunidad.

La obediencia fuera de tiempo es desobediencia, la obediencia tardía es desobediencia.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Permitan que el Espíritu Santo les revele como han manejado el tiempo específicamente en esta época tan especial que estamos viviendo.

¿Han sido diligente para buscar del Espíritu Santo la revelación del momento que como familia están viviendo?

¿Han buscado dirección en cuanto a lo que este tiempo significa en sus vidas?

2.- Permite que cada persona de la familia comparta lo que el Espíritu Santo les reveló

¿Como pudieras definir los tiempos que estamos viviendo?

¿En qué áreas consideras es el tiempo de Dios para ti vida, es decir, qué consideras el Padre quiere manifestar en forma específica en tu vida durante esta temporada?

¿Qué has hecho de diferente para aprovechar los tiempos que estamos viviendo?

La obediencia fuera de tiempo es desobediencia.

¿Qué cosas específicas te ha pedido el Señor hacer en este tiempo?

¿Qué cosas te han sido reveladas debes empezar a hacer y qué cosas te ha mostrado el Señor debes dejar de hacer?

¿Has sido obediente a su voz?, ¿Has sido diligente con lo que en este tiempo Él te ha mandado?

3.- Termine este tiempo tomándose de las manos y haciendo juntos la siguiente oración.

“Padre en el nombre de Jesús te damos gracias porque en Cristo tenemos el poder de discernir los tiempos. Tu Espíritu Santo abre nuestros ojos para ver y entender la temporada en la que estamos viviendo, así como el diseño divino que en este momento específico quieres manifestar en nuestras vidas.

Padre hoy como familia te pedimos perdón por no ser diligentes con el manejo del tiempo, por no buscar de ti la revelación de lo que en este tiempo quieres hacer con nuestras vidas, te pedimos perdón por todas las veces que no hemos obedecido a las instrucciones precisas que nos has dado para esta temporada. Sabemos que eres fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad.

En el nombre de Jesús hoy como familia nos presentamos delante de ti y te pedimos que tu Espíritu Santo nos revele los diseños divinos que planeaste manifestar en este tiempo específico para cada una de las áreas de nuestra vida, que podamos comprender lo en este tiempo estas buscando tratar en nuestras vidas, que fortalecidos en el poder de tu fuerza podamos caminar en sabiduría aprovechando cada momento que en esta gloriosa temporada nos has permitido vivir. Gracias Padre porque al entender los tiempos y aprovecharlos como una oportunidad divina tenemos en ti el poder de cambiar los días malos en buenos.

En el nombre de Jesús hemos orado amen y amen”