fbpx
Devocional Nuevo

Salmos 138:8 Jehová cumplirá su propósito en mí; Tu misericordia, oh Jehová, es para siempre; No desampares la obra de tus manos.

Fuimos salvos para cumplir SU propósito. La promesa no es que Dios cumplirá nuestro propósito, no es que cumplirá nuestros sueños, no es que Él cumplirá nuestro plan, la palabra dice con claridad que Él Cumplirá SU propósito en cada uno de nosotros.

Antes de ser encontrados por el Señor cada uno de nosotros luchaba por cumplir su plan de vida, buscábamos cuantas herramientas nos ofrecieran para que nuestros planes se cumplieran.

Es más, erróneamente muchos vinieron a los pies de Cristo para que Él les ayudará a cumplir sus planes. Soñaban con salud, dinero y amor y oyeron que Cristo sanaba, prosperaba y llenaba el vacío de amor, aprobación y aceptación, entonces dijeron necesito a ese Cristo para que mis sueños se cumplan.

El problema viene cuando después de recibir a Cristo, las cosas no se dan como se supone deben darse de acuerdo al plan de vida que teníamos. Cuando nos encontramos en medio de una tormenta, de una adversidad, de una mala noticia, es en ese momento cuando muchos caen en crisis de fe, dudamos del poder de Dios, dudamos de su fidelidad, nos vemos tentados a volver a atrás, nos sentimos frustrados porque creemos que hemos hecho mucho y que las cosas deberían salir como lo planeamos o como lo deseamos.

No sé cuántos están pasando por momentos así, pero a través de esta palabra el Padre quiere recordarte que pase lo que pase Él cumplirá SU propósito en ti. 

Esta promesa nos permite descansar en la convicción de saber que TODO lo que pase en nuestra vida TODO será permitido por el Padre para el cumplimiento de su propósito en nosotros. Nuestro Padre no permitirá que nada de lo pasemos nos destruya, por el contrario, si Él permite que lo pasemos, es porque esa situación tiene el potencial de llevarnos al cumplimiento de su propósito en nuestra vida.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Preséntense como familia delante del Padre y pídanle al Espíritu Santo los confronte en cuanto al cumplimiento de su propósito en cada uno de ustedes?

¿Sabes cuál es el propósito del Padre con tu vida?, ¿Puedes decir que estas caminando en el cumplimiento de ese propósito?, ¿Puedes creer que todo lo que el Padre permite en tu vida está encaminado al cumplimiento de su propósito en ti?

2.- Piensa por un momento cuál fue el propósito por el cual viniste a los pies de Cristo?, ¿Continúa siendo el cumplimiento de ese propósito la razón por la cual estás caminando con el Señor?, ¿Entiendes que la promesa del Padre no es cumplir tu propósito, sino su propósito en ti, estás dispuesto a rendir tu propósito de vida para que el propósito del Padre se cumpla en ti? ¿Puedes citar alguna situación en tu vida que, aunque fue difícil hoy puedas decir que fue usada por Dios para el cumplimiento de su propósito en ti?

3.- Terminen este tiempo haciendo la siguiente oración unidos en familia.

“Padre en el nombre de Jesús te damos gracias porque desde antes de la fundación del mundo tu nos escogiste para cumplir tu propósito, el hacernos vasijas que contienen y manifiestan la naturaleza de tu hijo Jesucristo, instrumentos que lo dan a conocer. Gracias porque para el cumplimiento de ese propósito nos predestinates, nos escogistes y nos salvastes.

Padre te pedimos perdón porque reconocemos que hemos venido a ti buscando nos ayudes a cumplir un plan de vida muchas veces diferente al que tu diseñaste para nosotros, perdónanos porque te hemos usado para cumplir nuestro propósito de vida, sin entender que fuimos creados para cosas mayores. Perdónanos porque al no ver nuestro propósito, nuestros sueños hacerse realidad nos hemos alejado de ti, dudando de tu poder y de tu amor por nosotros.

En el nombre de Jesús tomamos la decisión de rendir nuestro propósito de vida a ti, decidimos creer que al hacerlo todo lo que tú nos permitas pasar, todo lo que venga a nuestras vidas, no importa como luzca será instrumento en tus manos para el cumplimiento de tu buen propósito en nosotros. Te damos gracias en el nombre de Jesús, Amén”