fbpx
Devocional Nuevo

Éxodo 8:22 Y aquel día yo apartaré la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo, para que ninguna clase de moscas haya en ella, a fin de que sepas que yo soy Jehová en medio de la tierra.

 Durante el tiempo que Dios juzgó a Egipto, El mantuvo a su pueblo en Gosen no solo para protegerlo de la muerte y la destrucción, sino para que experimentara su poder y fuera testigo de su fidelidad.

Todos empezamos este año declarando que era un año de visión, 2020 año de visión perfecta. Y sin lugar a dudas así es, ahora la clave es entender desde dónde estamos viendo, porque desde donde estemos posicionados dependerá lo que veamos.

Si estamos posicionados en Gosen solo veremos la destrucción de lejos, pero si estamos posicionados en Egipto nos veremos siendo destruidos.

No podemos ver desde Egipto, no somos parte de Egipto, no podemos ver desde el mundo, no somos parte del mundo. El Padre nos ha introducido en Cristo, Él es nuestro Gosen y desde Él debemos mirar.

En este tiempo de crisis muchas de las fuentes de provisión y seguridad fueron destruidas. Para los que ven desde el mundo esto produjo caos, escasez y carencia, pero para los hijos de Dios que decidimos ver desde Cristo esta crisis es una intervención divina del Padre para sacarnos de un sistema de esclavitud y llamar nuestra atención en las semillas que Él ha puesto en cada uno de nosotros, semillas a través de las cuales no solo recibamos la provisión, sino que también podamos cumplir el propósito del Padre.

De igual manera en estos tiempos para los que ven desde Egipto esta crisis ha generado temor de enfermarse y de morir, pero para los que estamos en Gosen y vemos desde Cristo esta situación solo nos hace entender que la vida que está en nosotros es más poderosa que todo virus que pueda atacarnos, que si el virus nos llegara a tocar solo producirá un mayor nivel de luz y revelación del poder del Cristo que vive dentro de nosotros.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Señor tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Como familia pídanle al Espíritu Santo que les revele ¿Dónde el Padre los ha posicionado? ¿Se han mantenido en el lugar que el Padre los ha colocado o han salido de Gosen para descender a Egipto? ¿Desde dónde se han parado para ver todo lo que en este tiempo está sucediendo?

2.- Permita que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo les reveló:

¿Cómo han visto la crisis financiera y la crisis de salud que se ha generado en estos tiempos? ¿Qué ha producido en cada uno de ustedes lo que han visto?

Si se ha producido temor, ansiedad, preocupación o angustia se han posicionado en Egipto, pero si por el contrario han visto una oportunidad para hacer cosas nuevas, les han sido reveladas semillas que antes no habían visto, sus decisiones son prudentes pero no motivadas por temor, entonces se han posicionado en Gosen, están viendo desde Cristo.

3.- Terminen este tiempo haciendo la siguiente oración como familia:

“Padre en el nombre de Jesús te damos gracias porque en este tiempo de caos y crisis en el cual tantas fuentes falsas están siendo juzgadas tú has preparado para nosotros un Gosen. Gracias porque nos has escondido en Cristo, no solo para protegernos sino para que podamos experimentar tu amor y tu cuidado. 

En el nombre de Jesús te pedimos perdón porque hemos decidido salir de Gosen y descender a Egipto, hemos visto lo que está pasando desde Egipto. Perdónanos Padre porque al ver desde el mundo hemos experimentado temor, angustia, ansiedad cuando las fuentes de provisión se derrumban y cuando vemos la posibilidad de enfermar y morir. Perdónanos porque hemos visto toda esta crisis desde Egipto y no desde el lugar donde tú nos escondiste.

Padre oramos para que al abrir nuestros ojos desde Cristo podamos ver lo que tú nos quieres revelar en medio de esta crisis, que podamos ver las puertas nuevas que abres, las semillas que estaban escondidas, las oportunidades que nos estás dando, para que podamos así avanzar en el cumplimiento de tu propósito en nuestra vida.

En el nombre de Jesús amén”