fbpx
Devocional Nuevo

Cuidando lo que Oímos

Éxodo 12:14 ¨Y este día os será en memoria, y lo celebraréis como fiesta solemne para Jehová durante vuestras generaciones; por estatuto perpetuo lo celebraréis¨.

Una de las cosas que Dios le ordenó al pueblo de Israel fue recordar todo lo que Él había hecho por ellos para sacarlos de la tierra de Egipto.

De igual manera nuestro Padre Celestial nos pide hacer memoria de lo que Él ha hecho por nosotros, de enseñarlo a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos, transmitiendo nuestra fe de generación a generación.

En estos tiempos Dios ha permitido que estemos en nuestras casas para que como familias podamos hacer memorias de su bondad, provisión, cuidado y protección para con nosotros.

Las memorias se edifican por las vivencias que tenemos, y esas vivencias se graban en el corazón y en la mente por lo que vemos y oímos.

En este devocional nos enfocaremos en la importancia de lo que oímos para construir las memorias que Dios quiere que construyamos.

Lucas 8:18 dice:¨Mirad, pues, cómo oís¨.

Te invitamos a que tomes un tiempo con tu familia para que hagan lo siguiente:

1.-Como familia oren pidiendo que el Espíritu Santo les revele cuáles son las voces a las le han dado espacio en su casa durante este tiempo de cuarentena. ¿Qué voces han estado escuchando?,

2.-Pida a cada miembro de la familia compartir lo que más ha oído durante este tiempo ¿De quién lo ha oído y qué memorias podrá construir con base en lo que ha escuchado?

3.-Como familia pidan perdón al Señor por permitirse oír palabras que no vienen de Él. Quizá han prestado sus oídos a la voz de muerte, enfermedad y carencia que están transmitiendo las noticias, quizá han prestado sus oídos a la voz del temor, de la preocupación y del enojo que muchas veces se ha hablado a través de las bocas de diferentes miembros de la familia, quizá han prestado oído a la voz de la duda, la falta de propósito e incertidumbre y que aún sin expresar palabra ha hablado fuerte en la mente de cada uno.

4.-Permita que cada miembro de la familia comparta las memorias que le gustaría construir durante este tiempo, memorias que pasarán a sus hijos y a los hijos de sus hijos.

5.-Terminen tomándose de las manos y como familia haciendo la siguiente declaración:

«Padre en el nombre de Jesús nos presentamos ante Ti, como una familia que desea obedecerte haciendo memoria de tu bondad, cuidado, provisión y protección a nuestras vidas. Declaramos que recordaremos este proceso como un tiempo en el cual aprendimos a vivir en la realidad de Cristo, un tiempo de unidad, de perdón, de restauración, tiempo en el cual nuestra fe creció porque decidimos cuidar nuestros oídos y escuchar sólo la voz que proviene de Ti. Padre entendemos la importancia de lo que oímos para construir memorias que glorifiquen Tu nombre y hoy como familia declaramos que cuidaremos nuestros oídos, que seremos sabios a la hora de escoger la fuente de la que oímos. Hoy hacemos pacto contigo que buscaremos oír Tu voz, reconociendo que como tus hijos tenemos la capacidad de oírte y obedecer al sonido de Tu voz.

En el nombre de Jesús lo establecemos, amén».