fbpx
Devocional Nuevo
Creciendo en Generosidad

Proverbios 11:25 ¨El alma generosa será prosperada; Y el que saciare, él también será saciado.¨

La generosidad es una de las virtudes fundamentales del cristiano.  Es parte de la manifestación del carácter de Cristo en nuestra vida. La naturaleza de Dios es dar, dio a su hijo para salvar al hombre, es generoso por naturaleza y como sus hijos estamos llamados a imitarlo.

En este tiempo de crisis Dios quiere fortalecer nuestra vida en uno de los fundamentos que es pilar de la fe cristiana: la generosidad. 

Una persona generosa se caracteriza por siempre estar dispuesta a ayudar a los demás sin hacer distinciones, por dar de lo suyo o buscar los medios para suplir las necesidad de otros y por ser discreta y sencilla con la ayuda que da.

Te invitamos a tomar un tiempo junto a tu familia y permitirle al Padre tratar esta área de sus vidas haciendo lo siguiente:

1.- Como familia pidan al Espíritu Santo les permita ver si la naturaleza generosa de Cristo se ha manifestado a través de sus vidas.

¿Han estado dispuestos a prestarse ayuda mutuamente dentro de la familia cuando alguno lo ha necesitado?

¿Han estado dispuestos a sacrificar su propia comodidad por ayudar a quien se lo ha pedido?, Si han ayudado a otros, lo han hecho desinteresadamente?

¿Durante este tiempo de crisis han sido conscientes de las oportunidades que Dios les ha dado de ayudar al necesitado?

¿Han aprovechado esas oportunidades?

2.- Permita que cada miembro de la familia comparta lo que el Espíritu Santo le reveló en cuanto a si ha sido o no generoso.  En qué áreas han demostrado generosidad y en qué áreas no, con quién han sido generosos y con quién no.

3.- Sugiera que cada miembro de la familia pida perdón a Dios por todas las veces que, teniendo la oportunidad de dar, de ayudar, de ser generoso no lo ha hecho. De igual manera permita que cada uno pida perdón al miembro de la familia que se negó a ayudar o que quizás ayudó con la actitud incorrecta.

4.- Pida a cada miembro de la familia que se comprometa delante de Dios y del resto de la familia a actuar generosamente. La idea es que cada uno comparta una acción concreta en la que se compromete a actuar en generosidad primero con Dios, con la familia, con los amigos y conocidos y con la sociedad.

 5.- Termine este tiempo tomándose de las manos y repitiendo esta oración:

¨Padre en el nombre de Jesús como familia te damos gracias porque tu amor se ha manifestado en nuestras vidas, en que siempre has estado dispuesto a darnos. Gracias por tu infinita bondad hacia cada uno de nosotros. Gracias por suplir todas nuestras necesidades y por darnos mucho más de lo que podemos pedir o desear.

Te pedimos perdón por todas las veces que hemos obrado egoístamente y nos hemos negado a dar a otros lo que por gracia nos has dado, perdónanos por las veces que no hemos sido sensible a las oportunidades que nos has dado para ser generosos con aquellos que has puesto en nuestro camino. Gracias porque sabemos que tu sangre preciosa nos limpia y que tu Espíritu nos fortalece para manifestar la bondad de Cristo en todo lo que hagamos.

Padre gracias porque nos das no solo para suplir nuestras necesidades, sino también nos das para sembrar y ayudar a otros, gracias porque escrito está que nos has dado semilla para sembrar, pan para comer, proveyéndonos para que al ser generosos nuestra siembra se multiplique y los frutos de nuestra justicia aumenten para gloria y honra de Tu nombre.

En el nombre de Jesús hemos orado Amén. ¨