fbpx
Devocional Nuevo

Atravesando el Proceso

1 Pedro 5:10 “Más el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca”.

Todo proceso en Dios tiene como objetivo perfeccionarnos, afirmarnos, fortalecernos y establecernos en Cristo Jesús como nuestra fuente de vida.

Como hijos de Dios, como familia, estamos enfrentando uno de los procesos más difíciles que hasta hoy hayamos tenido que enfrentar.

Te invitamos a que tomes un tiempo con tu familia y con la ayuda del Espíritu Santo puedan compartir lo siguiente:

1. Permite que cada miembro de la familia comparta la razón por la cual considera que el Señor está permitiendo que atravesemos por este proceso.

2. Pídele a cada miembro de la familia que comparta lo que le ha sido más difícil de vivir durante este proceso.

3. Permite que cada miembro de la familia exprese como se visualiza cuando todo este proceso finalice.

4. Toma un tiempo para orar y ungir a cada miembro de la familia. Declarando que durante este proceso el Espíritu Santo alumbra nuestro entendimiento para poder ver las áreas que Él quiere ajustar en nuestras vidas, y que así como esas áreas nos son reveladas, somos fortalecidos en el poder de su fuerza para hacer los ajustes que tenemos que hacer.

5. Finalice este tiempo tomándose de las manos y como familia haciendo la siguiente declaración:

Padre, en el Nombre de Jesús, te damos gracias por permitirnos pasar este proceso juntos como familia, sabemos que eres fiel a tu Palabra; que no nos dejarás pasar por nada que no podamos soportar y que juntamente con el proceso nos revelas la salida.

Declaramos que durante este tiempo estamos siendo perfeccionados para dar los frutos que estamos llamados a dar, que somos afirmados en nuestra identidad como hijos de Dios, que somos fortalecidos en el poder de tu fuerza y establecidos en Cristo como nuestra roca y fundamento.

En el nombre de Jesús decretamos que al finalizar este proceso habremos crecido a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, y que un mayor y más excelente peso de gloria será depositado en nuestras vidas y en nuestras familias.

En el nombre de Jesús, amén.